free templates joomla
23 de agosto de 2015
zarza la mayor
FERIA DE AGOSTO
CORRIDA DE REJONES 6 TOROS de
ANTONIO ROMÁN
ANDRÉS ROMERO
David Gomes
Ginés Cartagena
 
CUMBRE DE ANDRÉS ROMERO CON GUAJIRO
 

 Guajiro es para Andrés Romero ese cruce de caminos que todo hombre necesita en el trayecto de su vida para dar un salto de calidad en busca de sus sueños. El torero creyó en aquel caballo en el que nadie había creído hasta entonces, le adivinó su fondo y se lo esculpió. Con el paso del tiempo, el caballo se ha convertido en el mejor cómplice del torero, en el escribano que le ayuda a firmar sus grandes obras. Por su emoción, por la pureza, por la verdad de las cosas hecha de verdad y por cómo ha encandilado al buen público de Zarza la Mayor, la de hoy es ya una de esas faenas que cuentan en el haber de un torero por dentro, de ésas que le refuerzan en el convencimiento de que puede porque quiere y porque debe.

 

Salió complicado y exigente el segundo de Antonio Román, midiendo y apretando, pidiendo los papeles del oficio. Andrés se los presentó poniendo el temple de Perseo para domeñar las bruscas acometidas del colorao. Expuso el jinete en las dos banderillas que clavó con Conquistador, llegando a la cara para provocar, pisando los terrenos donde el astado esperaba siempre para defenderse arreando. Salió Guajiro y la faena se disparó. Por lo despacio que galopó Romero en el cite dejándose ver y aguantando lo máximo la batida y el quiebro, el único momento en el que el toro se arrancaba. Y así por tres veces, las mismas que clavó arriba y salió con piruetas entre los pitones para sorpresa del público. Que se entregó de lleno y que se hizo romerista, que vivió el tercio con pasión encendida y alegría sincera. Cumbre también Bambú en el carrusel de cortas, buscando los medios y el todo en la suerte, para que emergiera ésta sin solución de continuidad. Rejón en mano y montando a Chamán, suspiró Andrés mirando al cielo. No se le podía escapar... ¡Y no se le escapó! Rejón entero tirándose de verdad y el toro, sin puntilla. Lo celebró el rejoneador de Escacena del Campo con la misma pasión e intensidad con que había construido la que ya es una de sus grandes faenas del año. En un pueblo de Cáceres, a un paso entre Portugal y Salamanca, sí, pero es que las grandes cosas de la vida son cuestión de un cruce de caminos...

 

Tuvo emoción e importancia la primera faena. El toro, con presencia y 520 kilos, salió con pies, apretando pues, y con celo, aunque también con nobleza. Hubo choque de fuerzas en los primeros encuentros con Carbón: la fuerza del bravo y la del oficio del torero para encauzar sus acometidas. Sirvió esto para que la gente se metiera desde el principio en el trasteo. Lo consiguió definitivamente el inicio del tercio de banderillas protagonizado por Cheke en dos banderillas al quiebro en los medios con el toro y el torero yéndose a buscar y encontrándose en embroques resueltos por milímetros. Sacó Romero entonces a Odiel para dejar tres rehiletes también en la boca de riego y al cuarteo en los que el onubense supo mantener el tono de la faena. Lo remató Bambú en dos cortas y dos rosas con el astado más reservón y cerrado ya, lo que complicó también el último tercio. Cobró el jinete un rejón entero después de otro medio y se hizo así con el primer trofeo de la tarde.

Ficha del Festejo
Plaza de Toros de ZARZA LA MAYOR (Cáceres). Lleno total. Se lidian toros de ANTONIO ROMÁN.
 
ANDRÉS ROMERO: oreja y dos orejas y rabo
 David Gomes: ovación y oreja
Ginés Cartagena: silencio y dos orejas
 
20150823-zarza01.jpg 20150823-zarza02.jpg 20150823-zarza03.jpg 20150823-zarza04.jpg 20150823-zarza05.jpg
 
logoNuevoTercio
contacto
comunicacion@andresromero.org
© Andrés Romero - Aviso Legal - Política de privacidad
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Aceptar Más información