free templates joomla
6 de septiembre de 2015
carbonero el mayor
Fiestas del bustar
CORRIDA DE REJONES 6 TOROS de
FRANCISCO GALACHE
Roberto Armendáriz
ANDRÉS ROMERO
Sebastián Fernández
 
 DOS OREJAS EN CARBONERO EL MAYOR A PESAR DE UN LOTE DE TOROS NULO

El triunfo es siempre el mejor camino que lleva a un torero a crecer, pero cuando éste llega tras una tarde en la que todo tuvo que ser remar contra corriente e imponerse a las continuas ingratitudes derivadas del comportamiento de los toros, ese crecimiento es mayor porque obliga al artista a profundizar en sus recursos y el triunfo es también especialmente reconfortante por sentirse uno más fuerte que la adversidad. Y esto es justo lo que le ha pasado a Andrés Romero en Carbonero el Mayor, plaza de la que sale en hombros a pesar de las nulas opciones que le depararon sus contrincantes. 

 

No han servido los ejemplares de Francisco Galache que deparó hoy el azar para el rejoneador de Escacena del Campo. Su falta total de raza les llevó a renunciar a la pelea casi desde el principio y, lo que es peor aún para un espectáculo que tanto necesita de la movilidad como el rejoneo, a pararse de una manera desesperante. Los dos por igual, siguiendo el mismo patrón. No le quedó otra al jinete onubense que echar mano de los resortes del oficio y de la técnica para construir dos faenas que emergieron de la casi nada y fruto de la voluntad de triunfo de Romero. 

 

Así las cosas, el guión de las dos faenas se pareció mucho. Exposición máxima de Andrés, un ir constante a la búsqueda de los toros tratando de provocar sus acometidas, de encender el escaso celo que les corría por la sangre, tirando siempre de ellos para sacarlos de los adentros e intentando sujetarlos lo más posible en los medios o, cuando menos, en el tercio. Todo ello en un esfuerzo continuo, en el que no cabía respiro alguno porque el torero no se resignó nunca a su infortunio hoy en el sorteo y buscó siempre el triunfo como si lo que tuviera delante fueran toros buenos. Al primero lo paró con Carbón antes de banderillearlo con Conquistador, Cantú y Bambú, siempre llegándoles todo lo posible para provocar y clavar y soportando no pocas veces la reacción defensiva del manso. El público segoviano valoró la actitud del onubense, que podría haber cortado las dos orejas del astado de Galache de no haber pinchado antes de cobrar un rejón entero.

 

No encontró materia prima diferente Andrés en su segundo. Igual de parado, igual de desrazado, igual de desclasado. Recibió a éste con Bavieca para luego construir un tercio de banderillas de exposición y disposición en el que no cupo otra cosa que ir en busca del toro, otra vez, invadiendo su terreno para quebrarle en esa frontera de lo imposible a la que se asoman tantas veces Cheke y Guajiro. Abrochó Romero este segundo tercio con Odiel y el carrusel de cortas con Bambú antes de pasaportar al burel con Chamán terminando así una tarde de continua cuesta arriba, en la que triunfar estaba en manos de no aburrirse nunca. Como hizo el rejoneador onubense que, con la noche ya caída sobre Carbonero el Mayor, salió a hombros con el reflejo en su expresión de la satisfacción de quien hoy se sabía fuerte por encima de todo.

Ficha del Festejo
Plaza de Toros de CARBONERO EL MAYOR (Segovia). Tres cuartos de entrada. Se lidian toros de FRANCISCO GALACHE.
 
Roberto Armendáriz: silencio y dos orejas
ANDRÉS ROMERO: oreja y oreja
Sebastián Fernández: silencio y dos orejas
 
Carbonero01.jpg Carbonero02.jpg Carbonero03.jpg Carbonero04.jpg Carbonero05.jpg Carbonero06.jpg Carbonero07.jpg
 
logoNuevoTercio
contacto
comunicacion@andresromero.org
© Andrés Romero - Aviso Legal - Política de privacidad
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Aceptar Más información