free templates joomla
20160911-cartelronda
11 de septiembre de 2016
ronda
FERIA DE PEDRO ROMERO
CORRIDA DE REJONES 6 TOROS de
PASSANHA
Manuel Manzanares
ANDRÉS ROMERO
Lea Viçens
  
OTRA VEZ RONDA, OTRA VEZ ANDRÉS ROMERO

Se le dan bien las maestranzas a Andrés Romero. Cinco veces toreó en ellas, tres en Sevilla y dos en Ronda, y las cinco salió  de  ellas a hombros. Hitos en el currículum del torero que le prestigian y dan lustre. Pero, sobre todo, que significan cosas. Por ejemplo, que el torero, Andrés, no desaprovecha las citas grandes para hacer cosas igual de grandes e ir jalonando su tarjeta de visita de esos hechos que dicen más que todas las palabras juntas. Sus dos orejas de hoy son innegables, incuestionables y muy justas. Otro golpe en la mesa, otro argumento más, más crédito ganado.

 

Se le habían quedado demasiadas cuentas pendientes tras la lidia del primero y no estaba el onubense por la labor de dejarlas así, por hacer. Así que pisó el ruedo de Ronda con decisión a lomos de Perseo, marsellés en mano, y se fue en busca de la suerte por una de las puertas más pequeñas y más profundas por donde le sale la suerte a un torero. Respondió el toro de Passanha e hizo bueno el gesto de Romero siguiéndole con ritmo y cierto celo, sin duda, un buen augurio. Lo midió luego con un solo rejón de castigo y directamente se fue Andrés a componer el núcleo central de su obra en banderillas. Primero, con Kabul, que le llegó mucho a la cara al astado que andaba en el límite entre irse y quedarse. Por suerte, se quedó. En gran medida, porque el rejoneador lo sostuvo metido en la faena sin darle tregua alguna, el menor resquicio, toreándole muy por la cara y clavando con ajuste dos rehiletes muy aplaudidos por Ronda. Era, pues, el momento de la traca final, de lo que se encarga el gran Guajiro. El que nunca falla, el que renueva cada vez que es menester su jerarquía como estrella máxima de la cuadra romerista. Tres banderillas clavó con él Andrés Romero. Al quiebro las tres. Las dos primeras, citando desde muy lejos, dejándose ver y teniendo que provocar también a escasa distancia del toro, un punto reservón. La tercera, más en corto y a caballo parado. Las tres, solucionadas con piruetas muy en la cara de igual manera a las que el público respondió con alegría. Ágil y eficaz anduvo el jinete de Escacena del Campo en las cortas con Bambú, muy reunidas y sin solución de continuidad, buscando que no menguara ni un ápice ese nivel de conexión con la gente que había conseguido. El broche fue el rejón entero que cobró con Chamán, aunque precisara también de un golpe de descabello para que el de Passanha no se retrasara más en su final. Se inundó la Maestranza de Ronda de pañuelos y los dos del palco asomaron casi al mismo tiempo. No había dudas: otra vez, Andrés Romero había conquistado una plaza con la que se quiere mutuamente desde la primera vez que se vieron.

 

Rompió Andrés Romero de alegría y se sacudía de golpe el mal sabor de boca de lo sucedido en su primer acto. Fue imposible sacarle más partido del que le sacó Andrés a su primer oponente de Passanha. Se rajó desde que salió, entregó la cuchara, se volvió de najas sin rubor alguno una y cien veces. Mil vueltas le dio el onubense buscándole soluciones. Todas las teclas le tocó sin hallar respuesta alguna. Ni siquiera se despertó con los dos rejones de castigo que clavó con Bavieca. Y ni una vez le dio la cara al torero, ya con Cheke, ya con Odiel, ya con Bambú, en el tercio de banderillas. Imposible. Era un ir a buscar y volverse sin nada en las manos. Mató pronto con Chamán. Con todo, Ronda entendió el esfuerzo del onubense y le pidió con fuerza la oreja. No la concedió el palco. Andrés dio la vuelta al ruedo como quien va prometiendo, espectador a espectador, que lo mejor vendría después. Y llegó. Al fin y al cabo, es a lo que acostumbra el guión de las emociones romeristas. Un guión otra vez con el bellísimo final del protagonista ganando. Hoy ganó otra puerta grande, otra Maestranza, mucho crédito, más prestigio y todo el derecho a seguir peleando por el sueño que le llena la vida. A ver quién se lo niega…

Ficha del Festejo
Plaza de Toros de RONDA. Dos tercios de entrada. Se lidian toros de PASSANHA.
 
Manuel Manzanares: silencio y oreja
ANDRÉS ROMERO: vuelta al ruedo tras petición y dos orejas
Lea Viçens: vuelta y dos orejas
 
20160911-ronda20.jpg 20160911-ronda21.jpg 20160911-ronda22.jpg 20160911-ronda23.jpg 20160911-ronda25.jpg 20160911-ronda26.jpg 20160911-ronda27.jpg 20160911-ronda28.jpg 20160911-ronda29.jpg 20160911-ronda30.jpg 20160911-ronda31.jpg 20160911-ronda32.jpg 20160911-ronda33.jpg 20160911-ronda34.jpg 20160911-ronda35.jpg 20160911-ronda36.jpg  
logoNuevoTercio
contacto
comunicacion@andresromero.org
© Andrés Romero - Aviso Legal - Política de privacidad
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Aceptar Más información