free templates joomla
20161023-merida
23 de octubre de 2016
MÉRIDA
FERIA DE abril
CORRIDA MIXTA 6 TOROS de
BEGOÑA y MIMIAHUAPAM
ANDRÉS ROMERO
Arturo Saldívar
Diego Silveti
 
 
EL DEBUT EN MÉXICO SE CONVIERTE EN UNA PRUEBA DE CAPACIDAD
 

No respondió el resultado final de su primera corrida mejicana a la expectativas de Andrés Romero para su presentación en aquellas tierras. Ni tampoco al compromiso que asumió toda la tarde y el nivel que desarrolló. El onubense ya ha tenido ocasión a las primeras de cambio de saber cómo se las gasta el toro del lugar cuando, como hoy, sale sin clase. Toda la tarde-noche ha sido para el jinete de Huelva un puro sorteo de dificultades. Incluso, cuando se fue a portagayola a recoger al cuarto, que debía ser el segundo de su lote, y apareció en el ruedo el que era segundo par de Arturo Saldívar, por tanto, un toro en puntas al que Romero ya tuvo que recibir hasta que su matador se hizo con él. No le ayudó en nada, pues, el lote de ejemplares de su debut, ante el que Andrés anduvo con oficio y capacidad y tratando en todo momento de hallar el favor del público que llenó por completo la Plaza de la Reforma de la capital de Yucatán. Ese favor de la gente lo hizo plenamente suyo, sobre todo, en la faena al sexto, del que pudo obtener las dos orejas de no haber errado con el rejón de muerte.

 

El primero de su lote, el toro de su debut en México y, por tanto, en América, con el hierro de Begoña, fue malo porque no tuvo ritmo y se vino siempre descaradamente cruzado a las cabalgaduras sorprendiendo a veces por su velocidad y agresividad a Andrés, que hubo de andar muy firme y muy listo para esquivar semejantes envites. Conectado desde el principio con el público, el onubense completó una faena seria, de oficio y capacidad, ante un astado que le midió y le exigió con escasos visos de prestarle algún resquicio de lucimiento. Con todo, sacó Romero más agua de la que se le adivinaba al pozo e hizo suyos pasajes notables, sobre todo, por cómo le ganó la acción a un toro que buscó siempre con sentido ganársela a él. Lástima que el rejón cayera trasero y eso enfrío la valoración del público que correspondió al jinete de Escacena del Campo con una cerrada ovación. 

 

El segundo, de la ganadería de Mimiahuapam, no tuvo ninguna clase y acometió a empellones, con brusquedad. Muy reservón, el toro esperó siempre a la cabalgadura hasta el momento mismo del embroque para luego desenvolverse desabrido y áspero. Eso sí, apretó y de lo lindo cuando sabía al torero en los terrenos de su querencia. Muy por encima de nuevo Andrés Romero de su oponente, librando dificultades y sin renunciar nunca a ganar la conexión con el público de Mérida, que la tuvo hasta que, de nuevo, falló con el rejón de muerte, con lo que perdió toda posibilidad de premio. Que lo hubiera sido doble porque, a pesar de todo, el rejoneador de Huelva construyó una faena de exposición y de emoción, sin volverle nunca la cara a la complejidad de su enemigo en una demostración de valor que entusiasmó al apasionado público azteca.

Ficha del Festejo
Plaza de Toros de MÉRIDA. Lleno de "no hay billetes". Se lidian toros de BEGOÑA y MIMIAHUAPAM.
 
ANDRÉS ROMERO: ovación y silencio
Arturo Saldívar: palmas y oreja
Diego Silveti: oreja y silencio
 
20161023-merida10.jpg 20161023-merida11.jpg 20161023-merida12.jpg 20161023-merida13.jpg 20161023-merida14.jpg  
 
 
logoNuevoTercio
contacto
comunicacion@andresromero.org
© Andrés Romero - Aviso Legal - Política de privacidad
Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Aceptar Más información